Ahorra gasolina en tus viajes

Para los que consideran conducir para salir de vacaciones, les tenemos unos consejos que les permitirán ahorrar dinero.

1. No pisar el acelerador al arrancar

Lo más importante es arrancar el motor sin pisar el acelerador. Después, si tu carro utiliza gasolina, debes iniciar la marcha después de arrancar. Por el contrario, si es el motor es diésel, es mejor que esperes unos segundos antes de comenzar la marcha.

2. Primera marcha, lo menos posible

Utilizar la primera marcha únicamente para el inicio. Lo idóneo es cambiar a segunda marcha transcurridos un par de segundos o al recorrer seis metros.

3. Cambiar la marcha en el momento oportuno

Las fabricantes de automóviles indican que, si se tienen en cuenta las revoluciones del motor, los cambios de marcha se han de efectuar cuando alcanza las 2 mil y las 2.500 revoluciones por minuto (en los casos de los motores de gasolina) y entre las 1.500 y las 2 mil revoluciones (para los motores de diésel). Según la velocidad, los expertos aconsejan cambiar a tercera marcha a partir de los 30 kilómetros hora, la cuarta a partir de los 40 kilómetros hora y la quinta a partir de los 50 kilómetros hora. Las aceleraciones se han de realizar tras cambiar la marcha.

4. Marchas más largas

Es preferible usar marchas más largas y a bajas revoluciones. En la ciudad, siempre que sea posible emplear la cuarta y la quinta marcha.

5. Velocidad sostenida

Evitar frenazos o aceleraciones y cambios de marcha que no sean necesarios. Tratar de mantener una velocidad uniforme durante todo el viaje.

6. Deceleración

Frenar de manera suave: levantar el pie del acelerador y dejar «rodar» el vehículo con la marcha metida. Decelerar pisando poco a poco el pedal de freno. Reducir de marcha lo más tarde posible.

7. Frenar

Siempre que la situación lo permita, detener el auto sin reducir previamente de marcha.

8. Apagar el motor en paradas prolongadas

Es aconsejable apagar el motor cuando el coche permanezca parado más de 60 segundos.

9. Anticipación

Respetando la distancia de seguridad, en el momento en el que se detecte un obstáculo o reducción de velocidad, levantar el pie del acelerador para anticipar las siguientes maniobras.

Compartir