Cierra sus puertas en Madrid el histórico salón de té Embassy

El salón de té Embassy de Madrid cerrará sus puertas en el número 12 del Paseo de la Castellana tras una larga historia y tradición en la capital española.

Este salón de té inició operaciones hace más de 85 años, y ahí se congregaron desde políticos, jueces, empresarios, y señoras de la alta sociedad.

Sin embargo, la intención es buscar un nuevo local con un alquiler más barato, afirmó Adriana Rivera, responsable de Comunicación del establecimiento; de igual manera, la marca no desaparecerá pues seguirán abiertos los locales de la calle Potosí de la capital, el establecimiento de La Moraleja y el de Aravaca.

La reestructuración contempla el despido de más de 50 personas, según la información que manejan los empleados y el cierre se tiene previsto para finales de marzo.

La artífice de este local fue la irlandesa Margaret Kearney Taylor, una mujer decidida y carismática que llegó a Madrid en los años 20 tras divorciarse de su marido. Se dio cuenta de que en Madrid existían muchos locales donde los hombres departían, pero ninguno donde las mujeres de la alta sociedad pudieran reunirse a conversar. Así, en 1931, abrió sus puertas por primera vez.
Con los años, Embassy se ha convertido en un referente de la ciudad. Sus sándwiches y su repostería son célebres, tanto que es proveedor de la Casa Real.

En un comunicado remitido a EFE, Embassy asegura que “en ningún momento se ha planteado el cierre”, aunque explica que están buscando alternativas “que permitan seguir ofreciendo” sus servicios a los clientes habituales y al resto de vecinos de Madrid.

“La crisis económica que ha atravesado nuestra economía, y de forma muy directa en nuestro sector, ha contribuido a que esta empresa esté buscando cambios en el modelo de negocio que actualmente desarrolla”, indica el escrito.

Compartir