Cuando las cuerdas hacen su magia: Cuarteto Humboldt

0
120
Publicidad

Sebastian Kwapisz concertino, Jesús Manuel Jiménez, primer violín, Gerardo Sánchez principal de violas y Jorge Andrés Ortiz sección de chelos, son los integrantes del Cuarteto de Humboldt, que coinciden en pensar que ‘todos los músicos de cuerdas, tenemos la inquietud de hacer música de Cámara’:  ‘Esta es la culminación de una aspiración, si no de todos, sí de la mayoría de nosotros’, menciona Sebastián Kwapisz, también concertino de la Orquesta Filarmónica de la UNAM.

El extenso repertorio del cuarteto abarca desde el barroco temprano hasta la música contemporánea, con obras de: Haydn, Mozart, Arriaga, Bartók, Brahms, Revueltas, Sibelius, Bohuslav Martinů, Prokofiev y de jóvenes compositores mexicanos cuya obra procura estimular y difundir; además de adaptaciones del folclor nacional.

México, Lausanne, Berlín, Munich, Barcelona, Bruselas, Copenhague o Helsinki, son algunas de las ciudades donde los integrantes del ensamble han adquirido su formación profesional o han tenido representaciones a lo largo de su vida artística, para resumir una experiencia de 15 años en la música de cámara.

«Las amistades se van entrelazando, nos conocemos y vamos determinando que así es y desde un principio, que fuéramos nosotros para este proyecto’, comparte Gerardo Sánchez, quien hace hincapié en priorizar la cercanía y empatía entre los integrantes del cuarteto -amén de la inquietud conjunta de trabajar este tipo de repertorios-, antes de la maestría para tocar que cada uno manifieste. Y estos principios de vida y oficio se hacen presentes en lo que ahora es una realidad en el Cuarteto Humboldt.

Jesús Manuel Jiménez menciona que los músicos están de acuerdo en ensayar el mayor tiempo que sea posible cuando el concierto está próximo: ‘ A veces ensayamos hasta cuatro horas y media por día, dependiendo de la dificultad de las obras, porque no sólo se considera el aspecto técnico de éstas. Es así como hemos logrado la consolidación sonora del cuarteto Humboldt».

Pero la música nos aporta algo más: hace que las personas reflexionen: «La reflexión es algo que nos falta como sociedad en general, nos falta introspección, conocernos a nosotros mismos un poquito mejor: la música es el reflejo de lo que puede ser una sociedad, resume Sebastián Kwapisz.

Y nosotros nos adueñamos de su energía a manera de colofón para este resumen musical del Cuarteto Humboldt, que, sin más palabras  y con música de primer nivel, se presentará el viernes 21 de septiembre en nuestra Sala de conciertos Mateo Herrera, con un programa seguramente nos hará reflexionar, pero ante todo, disfrutar

Comentarios

Comentarios

Publicidad