Don Raymundo, el último minero de Mineral de Pozos

0
653
Publicidad

La minería es una de las actividades más importantes para el mundo y uno de los oficios de mayor tradición en México. En la época del Porfiriato esta actividad se produjo a su máximo esplendor.  De acuerdo con algunos documentos e investigaciones, fue la época más importante para la región de Mineral de Pozos, en Guanajuato, ya que en este periodo llegaron al lugar más de 30 compañías mineras que extraían, molían y fundían mercurio, plata y oro.

Don Raymundo es uno de los últimos mineros de este Pueblo Mágico ubicado en el municipio de San Luis de La Paz. Él ya no se acuerda de su edad pero aún recuerda varias anécdotas que nos ayudan a conocer cómo fueron aquellas épocas de bonanza, por ejemplo menciona que ganaba un peso al día por extraer metales de las minas.

Este señor de aspecto humilde y amigable pero con mucha sabiduría, nos cuenta que el pueblo mágico de Pozos tuvo muchos nombres, se dice que debido a la gran amistad que había entre el Gobernador del estado de Guanajuato y presidente Porfirio Díaz, la región fue bautizada como Ciudad Porfirio Díaz; sin embargo, no hay registros o documentos que prueben que el expresidente haya estado en algún momento en el lugar.

Fue en esta época que el pueblo contaba con una población de casi 80,000 habitantes, y había tiendas muy importantes como Fábricas de Francia, la primera que existió en México, así como las Fábricas de París y el Palacio de Cristal, la cual con el tiempo se convirtió en Palacio de Hierro posteriormente desapareció y quedando como importantes vestigios en el Pueblo.

El último minero dice que una de las grandes desgracias que le ocurrió a este pueblo fue la inundación de las minas – uno de los compañeros estaba siguiendo una veta, pensando que había encontrado oro, plata o algún metal precioso, pero no, lo que encontró fue un manto acuífero que acabó con su vida –.

“En aquel entonces no se tenían las herramientas ni medidas de seguridad que ahora se usan, por lo que cuando la gente salió avisar sobre el accidente fue demasiado tarde, muchas de las minas estaban conectadas y se inundaron rápidamente”.

“Muchos de los cuerpos de los compañeros nunca se recuperaron. La mina de Angustias, por ejemplo, tuvo que convertirse en un panteón subterráneo por lo difícil que se hizo entrar para ayudar a la gente que se quedó atrapada entre los escombros”.

Actualmente se puede acceder  sólo a 7 de las más de 20 minas que existen en la zona por las condiciones delicadas en las que se encuentran, algunos intrépidos han encontrado durante recorridos: herramientas, cascos e incluso huesos.

Don Raymundo cuenta que con el paso del tiempo el recurso minero – principalmente oro, plata y mercurio – comenzó a escasear y los habitantes emigraron en busca de nuevas fuentes de trabajo. Para la década de los 50’s, la Ciudad Porfirio contaba con una población de 200 personas, convirtiéndose así un pueblo fantasma durante muchos años.

En los años 70 el pueblo volvió a cambiar de nombre rebautizándose como Mineral de Pozos, ya que según Don Raymundo habían encontrado una placa en la mina Santa Brígida donde se leía la leyenda “Negociación con el Mineral de Pozos”.

A partir de su nombramiento como Pueblo Mágico Pozos ha estado invitando a los turistas a que conozcan este lugar, ya que es importante no olvidar nuestra historia, además este pueblo minero aún conserva los vestigios de sus grandes épocas. Su gente cálida hace que muchos regresen pronto a este maravilloso lugar y la gastronomía tradicional que incluye escamoles y gusanos de maguey deleita a más de uno.

Y por si esto fuera poco, Mineral de Pozos cuenta con festividades que son representativas de la región, como por ejemplo el Festival Internacional del Mariachi que reúne a los máximos exponentes del género, el Festival In Mixcoacalli que preserva la música prehispánica, el Festival Internacional de Cine de Pozos, dirigido a los amantes del séptimo arte donde se presentan propuestas fílmicas alternativas de calidad, y el Festival de la Toltequidad, donde se brindan talleres de música, herbolaria, teatro, danza, etc.

Sin duda, el hoy Pueblo Mágico de Mineral de Pozos, ofrece una alternativa para todos los presupuestos y edades. La belleza de sus paisajes ha inspirado a muchos artistas y lo mejor es que se encuentra muy cerca de la ciudad de México, así que no pierdas la oportunidad de conocer el encanto de este Pueblo Minero.

Comentarios

Comentarios

Publicidad