La Cena Conventual y Salamanca sigue sin creer que tiene eventos de calidad

0
1621
Publicidad

En la cumbre gastronómica “Guanajuato Si Sabe” , en nuestra experiencia, la cena de Salamanca pudo tener el éxito que se le auguraba, si no contara con sus detractores al interior.

Según comentarios del Secretario de turismo de Guanajuato, Fernando Olivera Rocha, los eventos de la Cumbre fueron para los ciudadanos, de los Chefs al pueblo, para que todos fueran incluidos y que la mayor parte de la gente pudiera abrir su panorama en temas de gastronomía y vino; Salamanca sigue sin confiar en que puede hacer un evento de calidad.

Y le atribuyo a que el municipio no confía ni en su talento porque es palpable y comparable con los demás municipios sede; para acotar, no tiene nada que ver la antigüedad de un departamento de turismo local ni mucho menos los recursos.

Por ejemplo, en la cena conventual, la mayor parte de los asistentes fueron empleados del municipio, celebridades locales y funcionarios estatales. Donde quedaron los salmantinos de a pie? Me atreví a hacer un pequeño sondeo y entre civiles no estaban enterados del evento.

En tema de organización, turismo municipal deberá hacer más por creer que si hacen eventos de gran talla, para que sus colaboradores se comporten como tal y se acepte un evento abierto al público sin temor de que no se vendan todas las entradas.

El menú y el concepto es mi elemento para decir que fue un evento de gran nivel, aunque no fue tratado como tal.

Los platillos corrieron a cargo del Chef Cuauhtémoc Herrera y todo estuvo delicioso; inspirado en el modo de vivir de los monjes agustinos, pues cultivaban sus alimentos.

En primer tiempo fue una ensalada Agustina del Huerto, con una mariposa de higo y frutos secos, basada en los productos que cosechaban los monjes.

ensalada

En segundo tiempo llegó un nido de centeno negro con cremoso de alcachofa y pistache; de centeno negro era uno de los panes favoritos de los frayles.

nido

El tercer tiempo valió la pena todo! Fue una trilogía mestiza del convento: Tamalito de flor de calabaza en quesillo típico, suprema con mole de chocolate y esquite de fraile. Mi favorito: el mole! Realmente fue un mole diferente a todos, con el chocolate como protagonista, no sólo por el nombre. El tamalito también tuvo su momento, pero uno se debe de llevar las palmas.

Tamalito
Tamalito

El postre cerró con broche de oro con el toque de garambullo, el ingrediente distintivo del estado.

postre

El vino corrió a cargo de Cuna de tierra, viñedo dolorense del estado.

Y como al lugar que fueres, haz lo que vieres, el mapping del convento de los agustinos y la representación del Frayle Gil Sosa se llevó la noche, sin mencionar el espectáculo de ópera que amenizó.

Todo cuadró, todo estuvo delicioso… Esperemos que para el próximo año, turismo salmantino haga un poco más en tema de organización.

Comentarios

Comentarios

Publicidad