Palizada, el pueblo mágico de Campeche

Palizada se llama así por la madera tintórea, también llamada palo de Campeche, palo de Brasil o palo de tinte. Este bello Pueblo Mágico fue durante muchos años el principal sitio de corte de maderas preciosas que se transportaban por el río del mismo nombre para después ser embarcadas a Europa.

Hoy, el antiguo auge de este puerto ribereño nos permite apreciar como legado sus coloridas casas de dos aguas techadas con teja francesa, sus portales, iglesias y callejuelas donde aún se puede sentir la calidez provinciana.

Pero la principal magia de Palizada se encuentra en su sensación de vivir en un lugar de antaño donde aún existe el barbero, el farmacéutico, el “quesero”, el de los chocolates y demás personajes que nos harán recordar un pasado que hoy añoramos.

La riqueza de su ganadería, peces como el pejelagarto, la topota y el robalo, sin dejar atrás frutos como el mango o chicozapote; así como la mezcla de la tradición yucateca y tabasqueña hacen de Palizada uno de los sitios con mayor diversidad gastronómica en el estado.

Comprobarás como las tradiciones y costumbres de este pueblo se muestran tal cual y la hospitalidad y el trato cordial de sus gentes se perciben en el ambiente. Por algo se dice que el carácter campechano del paliceño es especial, y que aquí alcanza su máxima expresión. Vívelo en su feria principal en honor al Santo Patrono señor de San Joaquín, a partir del 15 de agosto.

Adéntrese al río para observar los manatíes, los monos aulladores; o a visitar los ranchos ganaderos de sus alrededores a través de senderos a caballo, sus tradicionales ferias de agosto…en fin, si gusta de la tranquilidad y experiencias campiranas, Palizada es su mejor opción.

Con información de agencias

Compartir