Sainz + Deboise en el 4to Aniversario de Bixa

0
116
Publicidad

Cumplir un año más es un gran logro, pero en la industria restaurantera, cumplir cuatro años en el ramo y mejorando día con día es todo un reto.La familia Bixa celebró entre sus miembros, un año más; rodeados de buena comida, buen vino y buen tequila.

La cita comenzó con una cata en Coupage, la cava de Bixa. Guiados por José Lambreton, gerente regional de Casa Dragones. 

Quien explicó a detalle el proceso del tequila premium que representa, el porqué de las copas y su decoración, entre otros detalles que nos hacen enamorarnos más de esta bebida platinada.

Para comenzar a ser consentidos, los asistentes disfrutaron de la entrada con aires a campo sanmiguelense: cosecha vegetal. La ensalada fue cuidada en cada toque cítrico por toronja, el detalle amargo de la arúgula, algunos reflejos de sandía y en el fondo un toque de yerbabuena.

Maridaje: Umbral de Chateau Camou. México.

El segundo tiempo fue un foie gras con fresas y xoconostle; la magia de este platillo abstracto, fue combinar los elementos del plato y maridarlo. Cada bocado podía darte tonalidades de sabor distintas, lo que te invitaba a no parar y seguir jugando con los sabores en el paladar.

Siguió el maridaje con Umbral de Chateau Camou.

Continuando con una gran noche de sorpresas gastronómicas, llegó una trucha salmonada, directo de Zitácuaro, Michoacán. Recostada en un espejo de horchata y frijol y acompañada por unos toques de coco, fue uno de los grandes momentos de la noche que no quería que terminara. La porción, la cantidad de acompañamientos y el toque exacto de los ingredientes fue un gran platillo para maridarlo con un Larrosa, Izadi, de España.

El plato fuerte fue un sirloin de wagyu sellado sobre un fondo de res y alioli de ajo negro y habanero.

Maridaje: Selección de Izadi. España.

Como nunca hay quinto malo en Bixa, el postre fue una panna cotta de pinole con helado de requesón, cada uno con los elementos base destacados en cada bocado, sin llegar a abrumar. El streussel de nata era la parte crujiente que lo rodeaba y creaba una perfecta melodía con el jarabe de piloncillo. Cada elemento por separado fue un deleite, juntos no tienen calificativo suficiente. El maridaje fue con Casa Dragones, dándole el punto de cierre a esta gran noche.

El invitado a esta gran noche fue el tapatío Olivier Deboise, chef a cargo de Áperi. En los dos primeros platos, dejó claro dónde radica en el momento y que ha sabido encontrar la esencia del lugar; muy chic, muy sensorial, muy San Miguel de Allende.

Por su parte, la chef titular de Bixa, Berenice Sainz, lució a través de sus peculiares elecciones; una cocina con ingredientes mexicanos de calidad, recetas de antaño con técnicas actuales y el buen gusto de una presentación sin fines de robarle cámara al sabor, pero tan cuidada que piensas dos veces cómo comenzaras a comer para no arruinar la belleza a la vista.

El maridaje fue otro de los aciertos, el Sommelier Miguel Sainz, pasó mesa a mesa a explicarnos cada elixir para acompañar los platillos. Incluso, sugiriendo algunas mezclas en boca distintas a las que solemos hacer en automático, situación que se agradece cuando hay un festín tan especial.

Los vinos los puedes encontrar en “Tintos y copas” y el menú es irrepetible, por lo que hay que disfrutar cada oportunidad que tengas de asistir a Bixa, te aseguramos que cada experiencia será única.

 

Bixa Cocina Auténtica

Francisco Sarabia 596

Irapuato, Guanajuato.

Reserva 01 52 (462) 626 77 69

México.

Comentarios

Comentarios

Publicidad