Seamos turistas responsables

0
210
Publicidad

Cada temporada vacacional, sacamos información de cómo disfrutar un destino sin dañarlo, pero tal parece que todos los esfuerzos no son suficientes, los turistas responsables son pocos.

Siempre habrá la lucha de que los foráneos son los que cuidan más los recursos naturales, que los locales no están a favor del turismo y mil cosas más, pero nadie se ha comprometido de lleno a cuidar las playas, por lo menos. Ya ni qué decir de las reservas naturales, la selva o simplemente, un destino colonial.

Pero partamos de cero ¿Qué estas haciendo para no dañar el lugar que visitas? Lo básico sería que tires la basura en su lugar, desde los envases de plástico hasta tus colillas de cigarro.

¿Y qué pasa con las demás acciones?

Uso del vehículo

He sido testigo de turistas que se sienten inmortales e incuestionables al manejar un vehículo de semi lujo o lujo; si usted maneja un vehículo, sea cual sea, por favor, ponga atención, nada le da derecho a ser prepotente con los peatones.

Hay que respetar las líneas peatonales, los cruces por las esquinas y los lugares de no estacionarse.

Hay algunos destinos que tienen habilitados los topes como paso peatonal, deberá respetarlos de igual forma.

Todas las cocheras pertenecen a alguien, no se estacione en zona prohibida, entrada de cochera, etc. Recuerde que siempre habrá un estacionamiento de qué echar mano.

Y lo más importante, si toma, no maneje. Sabemos que son vacaciones y que va a pasarla fantástico, pero el alcohol y el volante nunca han sido buena dupla.

– Basura

No hay algo más triste que un destino turístico sucio, gris y mal oliente. Pero estas características no son del destino por generación espontánea, la sucia tarea la hacen residentes y visitantes.

Desde tirar la basura en su lugar, hasta no llevar a los rincones los niños a hacer pipí, son algunas de las actitudes sencillas que debemos adoptar.

Tirar los chicles, etiquetas de botellas y colillas de cigarro en el piso. Por pequeño que parezca, por favor, tírelo en un bote de basura.

Un destino limpio no es el que más se barre, es el que menos se ensucia.

– Cuidar las instalaciones

Todos queremos llevarnos fotos del destino, de sus atractivos, esculturas y más, pero destruirlas o deteriorarlas es un mal que siempre daña a los puntos turísticos.

Que los niños se suban a cuanto lugar deseen es normal, que los Padres de familia lo permitan, es lo que debemos evitar.

Podría continuar con un decálogo extenso de que sí y que no cada que salimos de vacaciones, pero prefiero leer sus puntos de vista.

Ahora si, les dejo el texto que nuestros amigos de Skyscanner nos enviaron y que complementa los puntos que les puse anteriormente.

  1. Consume localmente

Los sabores del hogar son siempre los más deliciosos. Lo mismo pasa al viajar: comer en los sitios típicos o donde suelen acudir los lugareños es la mejor manera de disfrutar platillos con un auténtico sazón local. Además, estarás apoyando la economía de familias o empresarios locales.

2. Souvenirs de la región

Los llaveros de metal o las plumas de plástico con el nombre del destino son básicos, aunque están un poco trillados. En cambio, te recomendamos recorrer los mercados de artesanías o las pequeñas boutiques locales. En ellos encontrarás souvenirs únicos que les encantarán a tus seres queridos al mismo tiempo que ayudas a impulsar las tradiciones artísticas y culturales de la región.

  1.  Utiliza bicicletas

Sin duda alguna la mejor manera de descubrir un lugar nuevo es a pie o alquilando una bicicleta, ya que de esta manera podrás disfrutar a tu ritmo de cada rincón de tu destino y explorar todas esas callecitas serpenteantes en las que seguramente descubrirás algún café, restaurante o establecimiento local irrepetible. Esta forma de transporte no sólo es lo mejor para el medio ambiente, sino que, de paso, te ayudará a activarte y sentirte con energía durante el viaje.

  1. No te lleves nada de la naturaleza

Es muy tentador tomar un pequeño trozo de coral, una flor excepcional e incluso una piedra o pedazo de algún monumento para guardarlos como suvenir de viaje. Sin embargo, si tu intención es ser un turista responsable, debes dejar a la naturaleza lo más intocada posible. También es muy importante que nunca compres objetos hechos con materiales obtenidos de manera poco ética —menos aún si son ilegales—, como por ejemplo objetos de marfil o ciertos tipos de pieles de animales. Incluso algunas maderas tropicales (como el sándalo) deberían permanecer donde están en lugar de acompañarte a casa dentro de tu mochila.

  1. Sé responsable con la fauna local

Uno de los mayores atractivos turísticos en muchas partes del mundo son los animales salvajes. Es fantástico poder viajar a otro país y descubrir nuevas especies. Pero siempre que vayas a visitar animales, pregunta e investiga ¿están los animales en libertad? ¿Hay algún tipo de interacción entre el animal y los turistas? ¿Es esa interacción necesaria o es de hecho perjudicial para la salud del animal? ¿Tu visita incentiva el cuidado y el mejoramiento del hábitat de los animales? De esta manera podrás encontrar las condiciones adecuadas para el cuidado y la conservación de la fauna local.

Conviértete en un viajero responsable en tus próximas vacaciones y sé parte de los agentes del cambio que marcarán la diferencia en nuestro mundo. No te olvides de visitar Skyscanner para encontrar tus vuelos al mejor precio.

 

Comentarios

Comentarios

Publicidad