Tinto Bajío: la estrella del vino en León

0
1080
Tinto Bajío 2017 Foto Diana Díaz
Publicidad

La euforia de beber vino de mesa, la sed por conocer etiquetas, renovar a sus expositores entre otros factores de éxito, han llevado a Tinto Bajío convertirse en un ícono de la ciudad zapatera.

Albergado en los Jardines del Hotel Hotsson, Tinto Bajío en su cuarta edición reunió etiquetas nacionales y extranjeras, dando preferencia al talento mexicano.

Tinto Bajío 2017
Sabina Bandera “La Guerrerense”.
Foto Diana Díaz

Cambiando la sorpresa gastronómica este año, Sabina Bandera “ La Guerrerense” llegó a ponerle el toque de mar que necesitábamos; gastronomía de altura para experimentar con vinos nacionales.

Tinto Bajío 2017
Tostada de ceviche con pulpo de La Guerrerense.
Foto Diana Díaz

Tostadas de erizo con almeja, ceviche de bacalao con pulpo, ceviche de pescado con caracol, paté de pescado con callo de hacha y la clásica “campechana” fueron las especialidades que se sirvieron; entre ellas, la ganadora del concurso de World Street Food Congress en Singapur. 

Tinto Bajío 2017
Paella (Chef Felipe Gómez)
Foto Diana Díaz

Continuando con el festín gastronómico, la paella y el arroz negro corrieron a cargo del Chef residente Felipe Gómez; se lució con “cerdos a la griega”, unos cerditos asados lentamente para conservar el jugo en la carne y que maridara perfecto con algún vino de elección ¡todo estuvo delicioso!. 

Tinto Bajío 2017
Foto Diana Díaz

En cuanto a etiquetas, encontramos algunas que nos encantaron como “Retorno”, “Gran Ricardo”, “Tierra Adentro” y “Andanza” de Shedeh.

¿Qué le cambiaríamos al evento? Nos encantaría que ampliaran la sección de sillas y mesas, pues a la hora de comer es un poco complicado encontrar lugar.

Ir a Tinto Bajío es tomarte el tiempo de conocer etiquetas fuera de lo comercial, con excelentes productores y bodegas, además de disfrutar de especialidades gastronómicas. Es pasarla bien, acompañado de un gran vino de tu elección y deliciosa comida.

Comentarios

Comentarios

Publicidad