Tumbagón… El dulce de la fidelidad

Existen con sabor a fresa, vainilla, chocolate y el tradicional. Foto: Omar Rodríguez

Visitar San Miguel de Allende y no conocer su arquitectura ni gastronomía debería ser considerado como pecado, pues mexicano y extranjero amante del turismo debe, por lo menos disfrutar de ese agasajo visual y digestivo que ofrece esta ciudad.

San Miguel de Allende. Foto: Especial
San Miguel de Allende. Foto: Especial

Entre sus tradiciones culinarias, existe una muy peculiar, la cual data de cinco generaciones atrás y permanece gracias al empeño y creatividad de Isabel Ayala, dueña de la ‘Casa del Tumbagón’, dulce surgido de la receta de la abuela que consta de la mezcla de trigo, naranja, anís y el toque familiar.

Isabel Ayala, dueña de 'La Casa del Tumbagón'. Foto: Omar Rodríguez
Isabel Ayala, dueña de ‘La Casa del Tumbagón’. Foto: Omar Rodríguez

La masa resultante se expande y se le da forma de anillo para posteriormente dorar uno por uno y finalmente espolvorearlo con azúcar glas y canela.

Casa del Tumbagón. Foto: Omar Rodríguez
Casa del Tumbagón. Foto: Omar Rodríguez

Tumbagón proviene de la palabra ‘tumbaga’ que hace referencia al anillo que se entrega a los frailes cuando se ordenan y simboliza paz, amor y sobre todo fidelidad a Dios. La leyenda cuenta que para poder comer un tumbagón, éste debe ser cogido por el dedo meñique y morderlo por la mitad.

El tumbagón debe tomarse con el dedo meñique. Foto: Omar Rodríguez
El tumbagón debe tomarse con el dedo meñique. Foto: Omar Rodríguez

De acuerdo a la leyenda original lo blanco que cae es la pureza que la persona tiene en el corazón, sin embargo si al morderlo el tumbagón  se rompe y cae significa que la persona es infiel.

Un dulce que prueba la fidelidad. Foto: Omar Rodríguez
Un dulce que prueba la fidelidad. Foto: Omar Rodríguez

Aunque existe la controversia de si se trata de una infidelidad de pareja se opta por explicar que la falta de fidelidad es hacia uno mismo, tal y como pasaría con un fraile; esta explicación seguro se da  para evitar que una relación termine a causa de un delicioso dulce.

Algo que llama la atención es que esta delicia se ofrece principalmente en bautizos, primeras comuniones y bodas, ceremonias en las que de acuerdo a la religión católica se ofrece un compromiso por parte de la persona.

Existen con sabor a fresa, vainilla, chocolate y el tradicional. Foto: Omar Rodríguez
Existen con sabor a fresa, vainilla, chocolate y el tradicional. Foto: Omar Rodríguez

Actualmente el tumbagón se puede encontrar en sabores como fresa, chocolate, vainilla y el tradicional y si gustas elaborar el propio, degustarlo y saber qué tan fiel eres o te es tu pareja puedes visitar la ‘Casa del Tumbagón’ que se ubica en la calle Correo #48 en San Miguel de Allende, Guanajuato.

Y tú… ¿eres fiel?, el tumbagón te podría dar la respuesta.

Compartir