Vamos por una nieve a San Juan!

Las nieves de San Juan, Foto: Yazmín Martínez

Ya sea calor o frío, no hay clima que impida disfrutar las deliciosa nieves que venden en el barrio de San Juan de Dios.

Las nieves están hechas a base de agua o leche mediante un proceso artesanal y laborioso.

Se mezclan por algunas horas la leche o el agua con el sabor de la nieve en un recipiente metálico dentro de otro que contiene hielo y mucha sal, después hay que estar dándole vueltas a mano, hasta que por fin se tiene una masa fría, consistente y tradicional de garrafa, diferente a la de máquina.

Algunas personas prefieren ese sabor dulce que le da un jarabe y otros la textura de la fruta, que sólo se encuentra en las tradicionales nieves de San Juan.

La Garrafa desde hace más de 20 años, es una de las neverías donde se pueden encontrar nieves de todos los tamaños, colores y sabores, ya sea en vaso, barquillo o canasta, atendida amablemente desde hace 9 años por Juan Sánchez.

En la Garrafa puedes encontrar desde sabores sencillos como: limón, mango, nuez, vainilla, chocolate, durazno o fresa, hasta los tradicionales como: queso, cajeta con nuez, elote, tres leches y pay de queso.

Y si te animas puede probar los sabores envinados de rompope, tequila y piña colada, o alguno de los exóticos como: beso del diablo, tentación, serenata de amor, deseo, beso caliente y el favorito de muchos beso de ángel.

Si con tantos sabores no sabes cual elegir, no te preocupes sólo pide que te den a probar, como lo hizo Karla Torre y su acompañante Carlos Ramírez “Yo pedí la de pay de queso, él no iba a pedir, pero le dieron la muestra, le gustaron y también pidió pay de queso” dijo Karla.

Una parte de la nevería desde hace 5 años se transformó en cafetería para mayor comodidad de los clientes, donde además de las nieves pueden disfrutar  de café, pasteles, papas, nachos, entre otros productos.

El lugar está decorado con adornos rústicos, en las paredes se pueden apreciar fotografías de cómo era León en el pasado, además esta  acondicionado con sillas y mesas para aquellos que gusten quedarse en el lugar.

La pucha es la tradicional acompañante de la nieve, es un pan de huevo cubierto de glasé, al probarla sola es de un sabor común, pero al acompañarla con la nieve explota una mezcla de inigualables sabores en el paladar.

Desde hace muchos años en León  la nieve y las puchas han sido testigo de la presentación de novios a la iglesia, pues se acostumbra regalarlas a los invitados durante la celebración.

Las nieves de San Juan es uno los lugares más tradicionales en la ciudad de León, Guanajuato, que no puedes dejar de visitar, abren de lunes a domingo desde las 12:00 hasta las 24:00 horas.

Se encuentran en las calles de Ignacio Altamirano, frente al Templo de San Juan de Dios. Es un poco difícil encontrar estacionamiento en la calle así que, en cuanto veas un lugar o estacionamiento libre, no dudes en dejar tu automóvil ahí.

Compartir