Vive el amor con tu pareja en Canadá

Banff-Alberta-Kanada

Las provincias canadienses de Toronto, Alberta, Vancouver y Quebec, ofrecen maravillosas alternativas para que pases un gran viaje en compañía de tu pareja.

A continuación te damos algunas alternativas para que pases unos días inolvidables.

Si para tu siguiente viaje en pareja buscas un destino con una vida nocturna vibrante que despierte sus sentidos, Toronto es ideal. Visiten sus bares y diviértanse con mucho estilo en Queen West, una de las zonas más a la moda de esta ciudad. El favorito de los locales es The Hideout, un bar de rock creado por un par de hermanos irlandeses donde se respira una atmosfera única que tienen que conocer. Si a tu pareja o a ti les gusta la música de Willie Nelson o bandas como los Rolling Stones, The Strokes y Billy Talent, tienen que ir a The Legendary Horseshoe Tavern y tomarse un cóctel en este emblemático lugar donde todos ellos han tocado en vivo.

Si lo que quieres es vivir un romance aventurero, disfruta con tu pareja un paseo en trineo jalado por caballos entre las montañas de Lake Louise, y así iniciar su viaje romántico en Alberta.

Durante el recorrido, pueden contemplar la suave nieve que cae alrededor y beber una taza de chocolate para entrar en calor, abrigados por una cobija de lana. Después, consiéntanse con una cena a la luz de las velas. Pueden hospedarse en el lujoso castillo de Fairmont Banff Springs o en una acogedora cabaña de madera en medio del bosque. Ustedes deciden cuál es el lugar perfecto para relajarse. Al día siguiente, anímense a probar la máxima aventura para dos a bordo de un trineo de perros. Compartan un trineo doble y hagan equipo para dirigir al grupo de perros entrenados que aman correr por la nieve y sientan la velocidad. En Banff Lake Louise vivirán una experiencia en pareja que nunca olvidarán.

En caso de que viajes a Vancouver con tu media naranja, inicien la aventura con una caminata por English Bay. Relájense en esta playa en medio de la ciudad, disfruten del mar y cierren la tarde contemplando al sol ocultarse lentamente en el horizonte. ¿Les gustan las actividades acuáticas? Anímense a dar un paseo a bordo de una balsa inflable que los llevará alrededor de la isla. Durante dos horas estarán en contacto con la naturaleza y observarán la ciudad desde un punto de vista totalmente diferente.  Otra opción es que se apunten para un recorrido en bicicleta por las calles de Vancouver para admirar las construcciones, jardines y el ambiente citadino de esta bella metrópoli que tiene el tamaño ideal para que la recorran en poco tiempo.

Paren en alguno de los restaurantes de Yaletown y prueben la afamada comida fusión de la zona, que sabe mejor cuando se disfruta acompañado. Después recorran las boutiques, las tiendas de moda y cierren la noche tomando un trago en alguno de los bares de este distrito histórico. Finalicen su viaje con un masaje relajante en pareja en algún spa de Vancouver para estimular y aumentar el bienestar corporal. Así regresarán a casa completamente renovados y con recuerdos que compartirán toda la vida.

Mientras tanto, si vas a Quebec, reserva en el hotel Sacacomie, donde su entorno casi mítico es el escenario perfecto para relajarse. En este lugar ubicado en medio de la selva en la región La Mauricie abrirán la puerta a la naturaleza, ya que su exquisita construcción hecha toda de madera integra la perfecta armonía del paisaje. Al salir de su habitación se encontrarán con una terraza con vista al lago turquesa rodeado por pinos que los dejará sin aliento.

No pueden perderse una visita al Geos Spa, una de las joyas del resort donde podrán renovar el espíritu pues sus 24 albercas geotérmicas los envolverán en un ambiente sereno en medio del bosque.

Otra opción característica de elegancia y lujo es el hotel Fairmont Le Manoir Richelieu, ubicado en el corazón de Charlevoix, una pintoresca región que es la inspiración para miles de artistas. En este resort tipo castillo que marca el regreso del romanticismo encontrarán la atención personalizada clásica del quebequense. Desde la ventana de su habitación verán los acantilados de Pointe-au Pic que se juntan con el río San Lorenzo. Por la tarde, salgan a sus jardines y siéntense a disfrutar los colores del atardecer. Sin duda en estos dos hoteles tan diferentes encontrarán lo mejor para disfrutar en pareja.

Compartir