Vive las tradiciones de León en uno de sus sitios más emblemáticos: El Barrio del Coecillo

0
253
Publicidad

A lo largo de los años, el Barrio del Coecillo, en León, Guanajuato, se ha caracterizado como un barrio habitado por gente trabajadora, impulsora, alegre y de mayoría católica.

El Coecillo fue fundado alrededor de 1578 como un pueblo de indios, donde habitaron los indígenas que fungieron como mano de obra en la construcción de la incipiente villa, hoy es uno de los barrios más tradicionales de la ciudad. En este poblado, los frailes franciscanos hicieron una fuerte labor evangelizadora, misma que sigue vigente.

En este barrio, las tradiciones que se realizan a lo largo del año en sus diferentes festividades, están muy arraigadas entre sus habitantes, quienes las hacen propias y las preservan en la memoria colectiva. Sus lugares de identidad son claramente identificados tanto por sus habitantes como por los visitantes: cuenta con  dos plazas que existen frente a los dos templos principales: San Juan del Coecillo y San Francisco de Asís. En cada una de ellas se realizan las festividades más importantes del barrio, en los ámbitos cultural y religioso.

Algo que caracteriza al barrio del  Coecillo, es su gusto por la fiesta y la convivencia familiar y vecinal, una manifestación de ello se observa los domingos, ya que al salir de la misa es un buen motivo para organizar una pequeña verbena, donde se pueden consumir infinidad de antojitos para satisfacer cualquier paladar.

Existen además celebraciones religiosas-culturales que se organizan  sobre todo muy en relación con las fiestas patronales: un ejemplo es en Semana Santa. En el Coecillo  las festividades comienzan el Viernes de Dolores, cuando las familias levantan altares a la Virgen y preparan aguas frescas, nieve o paletas que regalan a los transeúntes que las piden diciendo: “¿Ya lloró la Virgen?”.

El Viernes Santo es un día de intensa actividad para los moradores de este barrio. Asisten primero por la mañana a La representación del Vía Crucis y por la tarde-noche se preparan para participar o presenciar la Procesión del Silencio, la cual, integra a la comunidad haciéndola partícipe activa de la representación.

Este 2018 se cumplen 30  años de que el barrio del Coecillo vio nacer la Procesión del Silencio, la cual parte del Templo de San Francisco y recorre las principales calles del barrio, uniendo fervorosamente a las familias y comerciantes, en un acontecimiento de duelo, pero también de fe y de esperanza.

A las 7:30 de la noche, cuando el sol está cayendo, tres golpes en la puerta del Templo de San Francisco anuncian la salida de las Cofradías en medio del silencio, interrumpido sólo por el paso de los cófrades.

Son 16 cofradías y 32 imágenes religiosas que presentan las diferentes etapas de la Pasión de Cristo las que participarán en medio del fervor de los asistentes. Hombres y mujeres visten de negro, o de algún color alusivo al pasaje bíblico que representan. Alrededor de mil personas sin importar estatus social o económico integran la columna en procesión. Otros más van con el rostro cubierto y cadenas en los pies.

Los organizadores de la Procesión del Silencio en el Barrio del Coecillo invitan a la población a conocer estas festividades.

Este viernes 30 de marzo, Viernes Santo, será una magnífica oportunidad de hacer turismo religioso en el Barrio del Coecillo. ¡No faltes!

Comentarios

Comentarios

Publicidad