Vive y relájate en increíbles Campos de Lavanda en Guanajuato

0
4817
Publicidad

Casonas de ensueño, cielos despejados, hacen de los Campos de Lavanda en Mineral de Pozos una maravillosa experiencia llena de aroma y relajación.

La Flor de Lavanda fue conocida por muchos años como “El agua de Hungría” por la fascinación de la reina Isabel en el Siglo XII ante sus propiedades de rejuvenecimiento, actualmente es utilizada para la elaboración de perfumes y aguas de colonia en Europa, así también con fines medicinales y gastronómicos.

En estos campos es común ver en las primeras horas del día la densa neblina que baja de los montes, dando como resultado un espectáculo visual que se va transformando conforme avanza el sol la magia visual cobra un intenso misticismo a partir de los perfectos contrastes entre las casonas, los montes y el aroma.

Los Campos de Lavanda se ubican en el Rancho las Barrancas de Mineral de Pozos, en el municipio de San Luis de la Paz, km 1.5, en el estado de Guanajuato. Para llegar debes tomar la carretera 110 hacía San Luis de la Paz y tomar después camino hacía Mineral de Pozos.

La estancia en el Rancho la Lavanda no será ningún problema si lo que buscas es alejarte del ajetreo citadino y es que este lugar que más que un simple hospedaje es una oportunidad para reinventarse. El porche exterior con vista al Cerro del Águila, es la oportunidad perfecta para sentarse a observar las estrellas.

Por si no fuera poco el Rancho cuenta con caballos cuarto de milla para las cabalgatas que se realizan hacia las antiguas minas cristeras, sitios históricos donde se puede palpar la magia de Pozos a través de los antiguos muros carcomidos por los siglos.

Durante el recorrido se encuentran sembradíos de aguacate, pirul, durazno, romero y aceitunas, entre otros, una oportunidad vivencial que solo se da en este tipo de lugares en aparente mitad de la nada.

Este tesoro guanajuatense que simula los espectaculares campos de lavanda en Provenza, y Costa Azul en Francia, esta célebre región francesa, zona pintoresca y turística, tiene muchísimas cosas. Mar, montaña, paisajes increíbles, una luz y un color especiales, belleza a raudales.

Para llegar a este destino desde el País Vasco se deberá pasar a Francia y en Baiona tomar la autopista que cruza el Pirineo por Pau y Toulouse hasta Nimes (A-64-E80) que son aproximadamente 6 horas en coche.

Para dormir existen hoteles como Best Western Hotel Atrium (Arlés) y Novotel Avignon Centre (Avignon), aunque también se podrían encontrar hostales más económicos y según el presupuesto del viajero.

Finalmente para comer existe una gran variedad, pero la recomendación esta en visitar restaurantes como Les Deux Garçons (Aix en Provence), Fou de Fafa (Avignon), Le Criquet (Arlés).

Comentarios

Comentarios

Publicidad