Lánzate de vacaciones de Semana Santa a Nuevo León

0
556
Publicidad

Para la próxima temporada vacacional de Semana Santa, lánzate a Nuevo León y disfruta de los atractivos de este hermoso estado mexicano.

Algunos de los atractivos son el Parque Fundidora en Monterrey que además es reconocido como Museo de Sitio de Arqueología Industrial; el Pueblo Mágico de Santiago, donde su estilo colonial, romántico y aventurero te encantará.  Además, la aventura y el ecoturismo están siempre presentes en Santiago pues es la puerta de entrada a los Cañones de la Sierra Madre.

Durante Semana Santa, del 27 de marzo al 13 de abril, se favorecerá al Turismo Religioso en la Plaza Ocampo, inicia el domingo de ramos, habrá muestra artesanal, actividades artísticas, antojitos mexicanos y entretenimiento familiar.

La zona de Bustamante, hermoso pueblo entre acequias y nogales localizado al norte de nuestro Estado que deja maravillado a todo visitante. Su casco histórico y el Templo de San Miguel Arcángel enaltecen a un pueblo que conserva sus tradiciones de origen Tlaxcalteca que le dan una especial identidad y magia. Famoso por su gastronomía especialmente por el pan en horno de leña.

Linares y Hualahuises son pueblos llenos de historia y tradiciones son sin duda la ruta artesanal de Nuevo León. Linares es famoso por sus “glorias”, deliciosos dulces artesanales hechos con leche quemada, pero además guarda sitios históricos extraordinarios como la Ex Hacienda de Guadalupe y un centenario acueducto recién descubierto. En Hualahuises se distingue por la talabartería artesanal, juguetes de madera y los históricos puentes que atraviesan su río.

Además, Nuevo León tiene la fortuna de tener los parajes para la escalada en roca más importantes de México como el Cañón de la Huasteca y Potrero Chico en el Municipio de Hidalgo, donde todos los años reciben escaladores de todas partes del mundo por largas estancias.

Dentro del Cañón de la Huasteca está la Ruta Vértigo, la primer vía ferrata de México, aquí todas las personas podrán vivir la experiencia de escalar y conquistar una cumbre sin necesidad de ser un profesional. Se trata de un ascenso al Pico Independencia de 600 metros de altura por grapas instaladas en la roca, escaleras y puentes colgantes y una tirolesa de 300 metros, para después descender por rappel.

Comentarios

Comentarios

Publicidad