Michoacán y Bélgica estrecharán lazos de amistad por 150 años de historia

0
1162
Publicidad

El 11 de abril de 1865, México y Bélgica se enfrentaron por primera vez en la Batalla de Tacámbaro, durante la Segunda Intervención Francesa, suceso en el que triunfó México y se derramó sangre y tristeza de las dos naciones.

En 2015, a un siglo y medio de distancia, ambos países estarán frente a frente en el lugar de los hechos, el Centro Histórico de Tacámbaro Pueblo Mágico, en la hermosa provincia michoacana, donde belgas y mexicanos estrecharán lazos de amistad y cordura, en busca de unión a través de la cultura, las artes, la hermandad, y la solidaridad. Tacámbaro, México y Oudenaarde, Bélgica han avanzado en el tiempo para que dicha historia sea reconocida mediante la paz y la hermandad.

Desde 1864 desembarcaron alrededor de mil 600 belgas en el puerto de Veracruz para ser enviados a Michoacán el 6 de marzo y se dividió al grupo en seis columnas para auxiliar a los franceses.

El día 3 de abril de 1865, más de 400 hombres de la legión belga-francesa ocuparon la ciudad de Tacámbaro, Michoacán. Esta legión la conformaban voluntarios que servían en el ejército del Emperador Maximiliano I de México, ya que Carlota de México, la Esposa del Emperador, era hija del Rey Leopoldo de Bélgica.

Bajo las órdenes del Mayor Tydgat, los belgas se atrincheraron en la ciudad, particularmente en la iglesia de Tacámbaro, la cual transformaron en su fuerte.

El grupo del Mayor Tydgat fue envidado a la ciudad de Tacámbaro. Al enterarse el general Régules se dirigió hacia esa localidad y sorprendió al ejército belga en la madrugada del 11 de abril. El combate comenzó en campo abierto, pues el comandante Tydgat dio las instrucciones de que saliera un grupo de tiradores a la plaza, por lo que el primer enfrentamiento se dio en las calles. Sin embargo pronto tuvieron que resguardarse y se concentraron en la Iglesia del pueblo, lugar que los puso en desventaja y del cual resultó la capitulación del comandante.

Durante la batalla murieron 26 belgas entre ellos el comandante Tydgat, Oficial Comandante y el barón Jules Ernest Chazal, hijo del ministro de guerra de Bélgica.

Desde ese mismo año del encuentro se buscaba conmemorar la batalla de Tacámbaro mediante la creación de un memorial. Es así como en 1868 se inauguraron los monumentos en Beverlo y Audenaarde, en Bélgica.

En Beverlo se erigió en 1867 la estela de nombre “Tacámbaro”, adornada en la cara principal y posterior por una escultura tallada en bronce de un águila devorando una serpiente y debajo aparece el escudo del león que representa a Bélgica.

Los lados laterales están adornados por una escultura en bronce de la cabeza de león, debajo se encuentra una leyenda en neerlandés en su parte izquierda y francés en su parte derecha, que advierte que el monumento está dedicado a la memoria de los voluntarios belgas muertos en combate en México y que el monumento fue erigido por el príncipe de Chimay.

Dos visiones sobre un acontecimiento histórico se comparten en la batalla de Tacámbaro, en México la localidad lo celebra con un desfile el 11 de abril, en la plaza principal se erigió un monumento al General Nicolás de Régules, mientras que en Bélgica, los dos monumentos son poco conocidos y pocas personas conocen su historia. No obstante, vale la pena exaltar su importancia pues son parte la historia y un recuerdo compartido entre México y Bélgica.

Por lo que para conmemorar el 150 aniversario de dicha batalla, el Pueblo Mágico de Tacámbaro realizará diversas actividades culturales y artísticas del 10 al 19 de abril; se harán presentaciones de libros, conferencias, bailes tradicionales, entre otras actividades.

Comentarios

Comentarios

Publicidad