¡Temporada de ballenas!

0
910
Publicidad

En época invernal, cuando lo único que se nos antoja es el calor del sol, cientos de ballenas gris toman el Océano Pacífico para dar a luz a sus crías. En esta ocasión, presenciamos su avistamiento desde las playas de Puerto Vallarta. 

El avistamiento de ballenas comienza a mitad de noviembre y puede durar hasta mitad de marzo, dependiendo del área de la costa mexicana que elijas. Puede ser en Puerto Vallarta, la Riviera Nayarita o en Baja California Sur.

Para comenzar con esta aventura, el despertar fue muy temprano, pues la lancha inflable en la que realicé el traslado partía a las 8 de la mañana.

De ahí, la adrenalina me mantuvo con la piel erizada. El frío era muy inusual esa mañana y había unas nubes negras que amenazaban el momento, pero comenzamos a dejarlas atrás conforme surcábamos las profundas aguas en busca de los cetáceos.

Cuando estábamos en la mitad del trayecto, comenzó a llover tan fuerte que ni siquiera nos dio tiempo de reaccionar y que no se mojara la cámara que llevaba. Bajo aquella tempestad, la guía nos recordaba que todo podía pasar en un solsticio de invierno; curioso dato a saber en medio del océano.

Mientras de que la lluvia bajaba nuestras expectativas de poder presenciar el espectáculo natural deseado, nuestra guía recordaba que mientras hubiera lluvia, las ballenas no subirían a superficie.

Ya con los ánimos caídos y caras largas, la lluvia cesó y las aves comenzaron a acompañarnos en el trayecto.

A punto de darnos por vencidos y regresar sin éxito, comenzamos a ver varias aletas a lo lejos, como si ellas supieran que estábamos desanimados, y fue ahí donde inició la magia.

Cerca de 5 ballenas comenzaron a salir cerca de la lancha, una por una, como si fuera un desfile bajo el agua.

Cuando nos quedamos quietos, comenzaron a pasar bajo la lancha, mostrando un color turquesa en la piel, como si portaran pequeños azulejos que las hacían brillar bajo el agua.

Los aleteos y coletazos estuvieron a la orden del día, en definitiva, valió la pena la espera y el pequeño momento de tristeza que vivimos, cuando creímos que no las veríamos.

Ya de regreso, parecía que nos seguían el camino, pues había algunas ballenas que nos acompañaron hasta donde el océano se los permitió.

La empresa elegida para esta odisea fue Vallarta Adventures y el servicio fue magnífico.

Les dejamos una postal de nuestra guía y el capitán de la lancha.

Foto: Karla Fernández.
Foto: Karla Fernández.

RECOMENDACIONES:

  • Toma una pastilla para los mareos, pues el vaivén de las olas te podría jugar una broma muy mala y no disfrutarás por completo la experiencia.
  • Desayuna algo ligero, sólo para que el estómago no este vacío.
  • Lleva ropa ligera, fácil de secar al viento y una sudadera para cubrirte de la fría brisa del trayecto.
  • Toma tus precauciones! Pon en bolsas herméticas tus celulares y cámaras de foto digitales; si llevas una cámara más grande, no olvides con que puedas cubrirla en caso de lluvia.
  • Lleva una toalla pequeña para que seques tu rostro.
  • Duerme bien previamente, pues la experiencia es única y un tanto agotadora.

Comentarios

Comentarios

Publicidad