Las siete cazuelas de la cuaresma y los lugares en donde se disfrutan

0
2095
Publicidad

Quizá te parezca muy pronto, pero la Semana Santa está muy cerca. Así que te contaremos sobre las siete cazuelas, ¿sabes cuáles son y en dónde se acostumbran?

Como buenos mexicanos, estamos acostumbrados a tener alimentos especiales, por ejemplo: “comida de navidad”, “comida de cumpleaños” y la “comida de cuaresma” no podía faltar.

El antecedente

Según cuentan algunos textos históricos de la religión católica, cada uno de los platillos representa los siete templos que los fieles acostumbran a visitar durante la noche del Jueves Santo, para recordar la Pasión de Jesús en la última cena con sus discípulos.

Sigue la estadía en casa de Anás, después la casa de Caifás, el palacio de Poncio Pilatos, el de Herodes, su regreso ante Poncio Pilatos, y finalmente el Monte Calvario, donde fue crucificado.

En América Latina también se acostumbran las siete cazuelas, con sus variantes, claro. Por ejemplo, el  Caldo santo y anticuchos de salmón en Puerto Rico; quesohumacha, ají de papalisa y de arvejas en Bolivia, por mencionar algunos.

Regresando al bello México lindo, los platillos van desde lo general hasta las especialidades del norte.

Las variaciones

Las siete cazuelas típicas del centro de México son:

  1. Lentejas
  2. Habas
  3. Nopales con pipián
  4. Filete de pescado
  5. Torrejas
  6. Capirotada
  7. Agua de ensalada

En el norte de México, al ser distinto el clima y por supuesto, los productos agrícolas, algunas de las variaciones son:

  1. Lentejas
  2. Habas
  3. Nopales con pipián
  4. Filete de pescado
  5. Capirotada
  6. Huachales o Chicales
  7. Cabuches

A continuación te contaremos sobre estos platillos.

Lentejas. Foto: Karla Fedez.

Las lentejas son una leguminosa llena de nutrientes y tradicionales de la cuaresma; se preparan guisadas con cebolla, jitomate y algunas hierbas. En algunos hogares se acostumbran con un hilo de huevo, que se prepara cuando las lentejas ya están listas y en el punto de hervor más alto, se vierte un hilo de huevos (batidos previamente en un plato), colocados de poco en poco con las lentejas dando vueltas.

Habas. Foto: Karla Fedez

Las habas, aunque no son del gusto de todos, son un gran platillo, además de tener la característica de no ser económico; es una planta que usualmente se remoja con días de anticipación, se coloca en olla de presión para ablandarlas y se guisa con. El proceso es un tanto laborioso, por eso el costo.

Nopales, tortitas de camarón y pipián. Foto: Karla Fedez

Los nopales con pipián son otro clásico de la cuaresma, usualmente se acompañan de tortitas de camarón. Estas tortitas son una mezcla de huevo batido a punto de turrón y camarón seco en polvo, más especias tradicionales de cada cocinera.

Los nopales son bañados en el pipián, una de las salsas tradicionales que vienen de la pepita o semilla de calabaza, además del chile guajillo que lleva en algunas recetas. Puede tener cominos, por aquello de que habemos algunos que no somos fanáticos de dicha especia.

Chicales

 

Los Chicales es un platillo de granos de elote seco, algunas personas utilizan el grano fresco; este platillo es típico del norte de México. Se puede preparar como sopa o como guisado.

Cabuches

Los Cabuches son el botón de la flor de la biznaga roja, un cactus que crece en el norte de México, en la zona desértica. Los cabuches guisados son los que se consumen tradicionalmente en cuaresma, aunque también pueden ir cocidos en agua con sal o en tortitas de huevo.

Capirotada de piloncillo. Foto: Karla Fedez

La capirotada de piloncillo es la más común, tanto por la facilidad de preparación como el costo de sus ingredientes. En algunas recetas de antaño, el pan tipo bolillo se corta en rebanadas, se fríe y se sumerge en una infusión de canela con algunas otras especias. Se coloca en un refractario y se decora con alegría, coco rallado, cacahuates, pasas y en algunos casos, con queso rallado.

Capirotada de leche. Foto: Karla Fernández

Para la capirotada de leche, es necesario contar con ingredientes y recetas de calidad, si no, quedará como un pudín.

El pan deberá de ser de huevo; se cocina desde la leche, preparación que tiene toques de rompope y se decora con frutos secos y un tanto de alegría.

En México, es común que encuentres las siete cazuelas de forma incidental, en las fondas, mercados y cocinas económicas. Algunas ofertan chiles rellenos, tortas de papa, ceviche y más platillos con productos del mar, aunque no encontré registros de que formaran parte de la tradición gastronómica que te cuento.

Después de contarte sobre las siete cazuelas ¿cuál es tu favorita?

Publicidad